POC HEM AVANÇAT!
22/10/2008


... /... i el dia en què els catalans decidim utilitzar exclusivament la llengua catalana, en tots els àmbits, i en tots els sectors: aquest dia serà gloriós, seria un dia nacional per tots els catalans, aquest dia seria revolucionari, perquè Catalunya quedaria paralitzada.

.../...



EL MIEDO ES BILINGÜE

Últimamente se habla por determinados sectores que Catalunya es bilingüe, e incluso algunas sentencias judiciales firmadas por Magistrados castellanohablantes, reiteran la voluntad de un bilingüismo disglósico.

Ante esta campaña de transformar Catalunya en bilingüe, me opongo de forma absoluta. No existen naciones bilingües en ninguna parte del mundo. Catalunya es de raíz monolingüe como cualquier país, y lo que ocurre es que en general los catalanes son gente abierta y comunicativa, y gozan de gran tendencia al poliglotismo y utilizan otros idiomas, por lo cual, decir que son bilingües, lo considero corto e injusto, ya que a mi entender, la mayoría de los catalanohablantes son trilingües, e incluso en muchos casos cuatrolingües si se contempla desde el número de idiomas que no tienen reparo en usar.

Pero, intentando plantear el análisis de la realidad de forma fría y objetiva, olvidando los sentimentalismos, vemos que la persecución de la lengua catalana no ha cesado, y si antes era legal, ahora adquiere otras dimensiones revistiéndola con argumentos y argucias, que a pesar de utilizar formas distintas, busca los mismos objetivos, e intenta iguales resultados, es decir, continuar la glotofagia con el dominio disglósico de una lengua sobre otra.

Se afirma, la Catalunya real es bilingüe, y a continuación se concluye que con la “escuela catalana” se discrimina, ¿En que quedamos?. Si Catalunya es bilingüe ¿A quien discrimina?. ¿Por qué se ataca por discriminatoria a la “escuela catalana”, y en cambio nada se dice de la “escuela españolista” y españolizante, que efectivamente es una fabrica secular de monolingües vocacionales?. ¿Quién permanece en la intemperie?. Los que por naturaleza están abiertos a todas las lenguas civilizadas, o los que quedan anclados en su ensimismamiento narcisista?.

Se observa históricamente que en cuanto la lengua catalana alcanza un pequeño y ridículo estadio de normalidad,-que cualquier ciudadano honesto e imparcial puede evaluar, esta normalidad no alcanza ni el 15% de lo necesario y de lo posible, como es la situación actual- empiezan a saltar individuos que hacen lo imposible para demostrar que los perseguidos son los perseguidores. Yo me pregunto, si el catalán no es normal en Catalunya ¿en que otro lugar lo podrá ser?.

En Catalunya cuando se quiere hablar de discriminación, debemos recordar que cuantitivamente los que la sufren son los propios catalanes. Y no por discriminación legal o abstracta, sino por una discriminación impuesta por nuestra excesiva gentileza y comunicabilidad. A los catalanes nuestra elegancia lingüística nos hace suicidas, porque cedemos siempre nuestros derechos a los demás interlocutores.

Si efectivamente en Catalunya las dos lenguas oficiales estuvieran en una igualdad plena, me pregunto, ¿Por qué los Boletines Oficiales aun aparecen solo en castellano?. ¿Por qué los prospectos y las etiquetas se obligan a inscribirlos solamente en castellano?. ¿Por qué los Jueces aún devuelven documentos porqué están escritos en catalán?. ¿Por qué la Administración Militar no admite las instancias en catalán de los ciudadanos civiles?. ¿Por qué aún ahora un catalán no puede suscribir una póliza de seguros de su automóvil en su lengua propia?.¿Por qué los Notarios aducen retrasos para otorgar los instrumentos públicos en catalán?.

En muchas ocasiones los catalanes aún nos sentimos aborígenes, y nuestra nación es tratada como una colonia. Aún se nos detiene, o según como, se nos encarcela, tan solo por querer utilizar el catalán en las Comisarías. ¿Conoce alguien algún régimen político que detenga o retenga a los ciudadanos por utilizar su idioma oficial?.

Querer atacar la “escuela catalana” no es el verdadero problema del asunto, porqué esta situación descrita no puede existir legalmente, y de hecho tampoco se da. Si queremos atacar el problema frontalmente deberíamos decir que el problema de la discriminación está en la existencia de personas monolingües de vocación o que lo aparentan. Para que pueda existir autentica libertad en el uso de las lenguas, los encargados de servicios públicos deberían estar preparados para la comprensión y uso de las dos lenguas oficiales. He aquí la discriminación, que nos obliga a una humillación constante, y a practicar la caridad lingüística a la fuerza, ante los que cobran para que estén a nuestro servicio.

Por ello debemos esclarecer el problema sin sentimentalismos, e intentando no confundir la causa con el efecto. Y pera ello es preciso contemplar otro fenómeno además de la gentileza proverbial de los catalanes que no practican el bilingüismo pasivo, y es el miedo. Aún en Catalunya existe miedo a exigir, al amparo de la Ley, el uso del idioma catalán. Aún ahora existe miedo a salir perjudicado por utilizar el catalán ante los Militares, los Magistrados, los Funcionarios, los Profesores, los Policías, o los Notarios, etc…

Por todo ello, y para resolver esta situación hace falta un gran esfuerzo para poner las cosas en su sitio, porqué la secular persecución se ha metido dentro de los rincones más insospechados de los catalanes. Y para demostrarnos a nosotros mismos esta irracionalidad, y para convencer a todos los que nos persiguen que estamos discriminados, propongo un ejercicio practico pedagógico e ilustrativo.

Imaginemos que un día los catalanes nos ponemos de acuerdo para utilizar, al amparo de la ley, nuestros derechos lingüísticos. Y en este día decidimos usar exclusivamente el idioma catalán en todos los ámbitos, y en todos los sectores. Empezaríamos el día no comprando nada que estuviera en castellano, como la premsa, libros, revistas, etc.…no conectar ninguna emisora que solamente utilizara el castellano tanto de la radio como TV. No pagar ninguna cantidad con documentos cambiales, o recibos, facturas, albaranes, etc. que no estuviera en catalán. No formular ningún contracto, ni presentar demandas judiciales, ni otorgar ninguna escritura pública si no es en catalán. I así hasta el infinito.

Este día glorioso seria un día nacional para los catalanes, este día seria revolucionario, porqué Catalunya quedaría paralizada. En este momento se podría observar las cotas de discriminación que estamos sufriendo, y se podría verificar el grado de gentileza y amabilidad que estamos demostrando. Quizás también seria el primer paso para que nuestros interlocutores monolingües imperiales empezaran a pensar que para vivir en Catalunya es necesario ante todo ser abierto, e integrarse en una sociedad civilizada, que desea ser ella misma en su propia casa.

Article publicat al diari "La Vanguardia", el 2 d’abril del 1985



Aquesta notícia ha rebut 911 visites.
<< Anterior   [Tornar a l'índex de notícies]   Següent >>